3. Aneto X-Treme

Trail Running Valle de Benasque

Aneto X-Treme:

Desde el Paseo de los Tilos de Benasque hasta la cima del Aneto y regreso:

 

Longitud: 39.50 km.

Desnivel: 2731 m

Dificultad: Muy alta

Época recomendada: de julio a septiembre

Puntos de agua (0):

* Existen numerosos barrancos en los que abastecernos de agua no tratada

 

Ruta completa en Wikiloc:

Ruta completa en Garmin, una vez realizadas las correcciones de altitud:

Sirva esta entrada de pequeño homenaje a los hermanos Harreta que, en 1855 fueron los primeros en hacer cima en el Aneto desde la vertiente española, precisamente por esta vía. Aunque no han pasado a la historia, estos montañeros también ostentan el record de ser los primeros españoles en hacer cima en el Mont Blanc en 1864. La primera ascensión con éxito al Aneto de la que hay constancia fue la encabezada por Platon de Tchihatcheff, un joven ruso que partió desde Bagnères de Luchon el 18 de Julio de 1842. (Fuente: El Aneto y sus hombres, de Jean Escudier, CEC)

La Aneto X-Treme fue una pionera carrera de montaña que comenzó a finales de los años 90. Su recorrido consistía en hacer cima en el pico Aneto partiendo del Paseo de los Tilos de Benasque, para volver nuevamente al punto de salida. El gran Quico Soler fue capaz de parar el crono en unos estatosféricos 3:46, un tiempo digno de admiración para tratarse de una maratón de montaña de gran dificultad técnica.

Nuestra ruta también comienza en las proximidades del Paseo de los Tilos, como lo hiciera la Aneto X-Treme. Cruzaremos el puente medieval junto a la Plaza Mayor y partiremos remontando las aguas del Río Ésera por su margen derecha.

 

La cómoda pista rápidamente se transformará en una senda (el camino de Someres) que llaneando nos alejará de los huertos de Benasque, pasando junto a la vía ferrata de Sacs y a la central eléctrica de La Ruda. Es en este punto cuando cruzaremos el río nuevamente por el puente de Rigau para pasar a la otra orilla y seguir remontando el cauce. Pasaremos a través del Camping Aneto y poco después del puente de San Jaime nos incorporaremos a la pista que se dirige hacia Senarta junto al embalse de Paso Nuevo.

Avanzaremos a través de un bonito bosque y pasaremos junto al Camping Ixeia, tras cruzar el barranco O Rinero por una pasarela de madera.

 

Poco antes de la presa de Paso nuevo, tomaremos un pequeño pero exigente atajo a la izquierda que nos permitirá ahorrarnos un buen tramo de pista.

El paso junto a las aguas embalsadas del Ésera es especialmente bonito. A continuación, cruzaremos el barranco de Vallibierna sobre una estructura de cemento y, a escasos metros de llegar a la llanura de Senarta, nos desviaremos hacia la derecha, por la pista de Vallibierna que remonta el barranco del mismo nombre. Esta pista en verano está cerrada al tráfico con una barrera, aunque hay un servicio de autobuses que desde Benasque y parando en Senarta traslada a los viajeros hasta el Refugio de Pescadores. La ruta propuesta continúa idéntico camino salvo en otro pequeño atajo, una variante de la GR-11 que nos permite evitarnos nuevamente un tramo de casi 2 km de pista.

Una vez que lleguemos a la Cabaña de Pescadores (1970 m) debemos tomar el barranco de Coronas para ir remontando del valle. El comienzo es prácticamente llano entre un bosque de abetos y está muy bien marcado. Una vez que lleguemos a las señales que marcan la bifurcación entre los Ibones de Vallibierna y Llosás y los de Coronas, la senda se empina y empieza la ascensión pura y dura.

El camino, aunque bien marcado no resulta cómodo, entre grandes bloques de granito y raíces. Llegaremos en primer lugar al Ibonet de Coronas (a 2240 m) y continuaremos a su derecha en busca del Ibón inferior de Coronas por un camino de grandes losas de granito, al que llegaremos en las proximidades de los 2640 m de altitud.

Proseguiremos la ascensión y pasaremos entre los ibones medio (2720 m) y superior (2750 m), casi en línea recta hacia el Collado de Coronas, por un caos de piedras sueltas que nos harán avanzar con dificultad. En todo momento podremos contemplar la cima del Aneto, nuestro objetivo. Muy probablemente tengamos que cruzar algún nevero, si bien en esta cara normalmente no revierten gran dificultad.

El Collado de Coronas es un punto delicado de la ruta. Aunque no es un paso complicado, sí que tendremos que utilizar las manos durante 20-30 metros. Los agarres son muy buenos, pero requiere de cierta habilidad y soltura en estos lugares. Una vez que saltemos al otro lado, podremos contemplar el glaciar del Aneto en toda su plenitud.Aunque ya ha perdido gran parte de su extensión, no deja de ser un punto carismático de la ascensión. Es el momento de colocarnos los crampones, ¡comienza la fiesta!

Desde nuestra posición, por esta vía, tan apenas nos quedan 200 metros de desnivel hasta la cima, pero requieren de máxima concentración y precaución. En primer lugar, a través de la nieve y el hielo los crampones se hacen IMPRESCINDIBLES. Idealmente llevaremos también piolet y casco. La ascensión con buen equipamiento a través de la nieve resulta cómoda y rápidamente ganaremos altura hacia la última pala, en verano ya desnuda de nieve, pero que nos exigirá un último esfuerzo sobre las rocas.

Nuestra ruta se detiene en la antesala de la cima, justo antes del paso de Mahoma (a unos 3380 m), como hacía la carrera Aneto X-Treme en sus últimas ediciones. Llegados a este punto, sólo nos queda sortear este mítico paso para llegar a la cima. El guía de montaña José Sayó, se encontraba sobre él cuando fue alcanzado por un rayo junto a uno de sus compañeros de la ascensión que se organizó para inaugurar el Refugio de La Renclusa. A ambos les provocó la muerte en el acto, hecho que contribuyó a acrecentar la historia de este pico legendario (para más información buscar “La Leyenda del Aneto” una curiosa y entretenida explicación de la formación del monte).

El paso de Mahoma no es en sí un paso especialmente complicado, aunque sí muy aéreo. Si no hay aglomeraciones puede pasarse sin dificultad, puesto que hay agarres seguros en todos los puntos del mismo.

 

En nuestro caso, debemos regresar a Benasque siguiendo el mismo camino en sentido inverso, tomando especial precaución en los puntos resaltados anteriormente.

En la ruta hay una pequeña variación en el descenso. En las proximidades de la central de La Ruda, en lugar de cruzar el puente de Rigau decidí continuar por la margen izquierda del Ésera; había quedado con mi familia para comer en “La Chopera” , ¡y eso eso lo más importante! ;-)