5. A Selba

Trail Running Valle de Benasque

A Selba d'Ansils-Conques-Grist

Recorrido por la Selva de Anciles-Conques-Eriste. Desde Benasque hasta Cerler por La Mosquera, Pllanadona, Kulunguele y la Tuasa hasta Eriste. Vuelta por el camino de San José.

 

Longitud: 18.68 km.

Desnivel: 747 m

Dificultad: baja

Época recomendada: Desde mayo hasta octubre

Puntos de agua (0)

*Hay numerosos barrancos y arroyos por todo el recorrido

 

 

Ruta completa en Wikiloc:

"La Selba de Grist/Conques/Ansils es una inmensa arboleda que ocupa buena parte de la ladera umbría del valle, extendiendo sus dominios por tierras de Anciles, Eriste y Cerler. La excursión propuesta recorre casi todo el conjunto escogiendo alguno de los caminos más bellos. Sin embargo, cabe recordar que las posibilidades aquí son cuantiosas. Decenas de senderos y pistas articulan este monte..."

(hnavarri, Wikiloc)

 

*El forero hnavarri de Wikiloc es un experto en La Selva. Sus rutas, que siempre están precisamente trackeadas, contienen nutrida información de todo tipo: cultural, demográfica, histórica, socioeconómica, ... y resultan imprescindibles.

 

La Selva desde el camino de La Mosquera.

El objetivo de esta ruta es recorrer una parte de La Selva de Anciles-Conques-Eriste atravesando tres de sus sendas más emblemáticas: la Pllanadona, el Kulunguele y La Tuasa.

Comenzaremos la excursión en la rotonda de Benasque, dirección hacia Anciles desde donde parte el camino de La Mosquera, una de las sendas que comunican Benasque con Cerler.

A través de las calles del pueblo, iremos bordeando la parte trasera del Gran Hotel por pista hasta llegar, entre huertos, a los letreros que señalan la senda dirección Cerler.

Comienza aquí un precioso sendero, empedrado por momentos, que nos hará ir ganando altura rápidamente. En poco más de 3 km salvaremos los aproximadamente 400 metros de desnivel que separan las poblaciones de Benasque y Cerler.

Desde varios puntos del camino podremos contemplar bellas panorámicas de Cerler, La Selva y parte del valle de Benasque.

Llegará un momento en que el camino se divide hacia Cerler pueblo o hacia El Molino, en la estación de esquí. Debemos tomar éste último desvío y poco después llegaremos al aparcamiento. Una vez aquí debemos dirigirnos hacia los remontes para cruzar el río Remáscaro por el puente y poder encarar así la bajada hacia Anciles, perfectamente señalizada.

Poco después de iniciar el descenso cruzaremos el barranco de Puymestre por una pasarela de madera y a continuación llegaremos a un cruce de caminos, que señala Cerler y/o Anciles. La senda que debemos tomar es la que sale entre las anteriores y es la que nos llevará hasta el camino de la Pllanadona, que desciende desde la pista de Labert y la pradera de la Pllanadona . Sabremos que estamos en él porque veremos un cartel que indica Selva 2 hacia la dirección de donde venimos.

Ya hemos entrado de lleno en "A Selba" y no la abandonaremos hasta que lleguemos a la presa de Linsoles en Eriste. Es momento de deleitarse entre los árboles de este espectacular bosque mixto pirenaico donde con gran facilidad podremos avistar todo tipo de fauna: corzos, ardillas, zorros...

Después de un tramo inicial de llaneo, comenzaremos un vertiginoso descenso que nos llevará a la bifurcación donde confluyen en forma de Y las sendas del Kulunguele (aunque este no es su nombre real) y la Pllanadona, muy conocidas por los practicantes del ciclismo de montaña de la zona, con el descenso hacia el pueblo de Anciles. Este punto está marcado con un hito de piedras. Debemos tomar la senda que asciende (el Kulunguele) que en un cómodo aunque no despreciable ascenso nos llevará hasta la pista de Labert.

En este tramo de buena pista podremos apretar el ritmo durante aproximadamente 3 km, hasta que lleguemos a las inmediaciones de una pradera. Nada más pasarla, debemos estar atentos para tomar el oculto sendero que parte hacia la derecha.

Comienza aquí otro tramo de senda para deleitarse. Iremos serpenteando por el bosque, atravesando pequeñas praderas abiertas, arroyos, barrancos y un frondoso bosque de gran belleza. El sendero termina anexionándose al de La Tuasa, que baja desde el collado del mismo nombre hacia la presa de Linsoles.

Una vez en la parte baja del sendero de La Tuasa hay que poner especial atención a una bifurcación y tomar el sendero que parte hacia la derecha, en dirección a la presa de Linsoles. La velocidad bajando y la espesura del bosque pueden hacernos tomar el de la izquierda (más evidente) que nos llevaría a las inmediaciones de Sahún. El desvío está marcado con un hito de piedras.

 

También está marcado con un hito de piedras el final de nuestra senda, que se diluye para convertirse en una rápida pista que nos llevará hasta la presa.

 

Una vez lleguemos a la presa iremos bordeándola hasta llegar al puente sobre el Ésera. En esta ocasión optamos por volver a Benasque tomando el camino de San José, antigua vía que unía las poblaciones de Eriste y Benasque, Parte del camino quedó oculto bajo la nueva carretera, pero aún es posible recorrer un tramo, que comienza frente al desvío hacia la urbanización de Linsoles. Para llegar hasta aquí debemos cruzar el puente y avanzar entre las casas y el cauce. Al toparnos con el acceso a Linsoles cruzaremos la carretera y tomaremos el camino de San José, un agradable paseo entre muros de piedra y árboles que nos llevará de vuelta al punto de partida de nuestra ruta.

En este llano tramo final pasaremos junto a la ermita de San José. Poco después el camino muere en la urbanización de Peguera, en la entrada de Benasque.